Subscribe to our YouTube channel: 

Chapters:

0:00 - Intro with Joanna Junak

0:44 - Dr Carmen Escrig discusses the recent paper "Less Harm: International Declaration for a Smoke-free Spain"

1:34 - Hostile response to tobacco harm reduction in Spain

3:30 - "Less Harm: International Declaration for a Smoke-free Spain" calls for science-led regulations

6:32 - Closing remarks


Transcription:

Joanna: Hello and welcome. I'm Joanna Junak and this is GFN News on GFN TV. In today's program, Carmen Escrig, Dr in Molecular biology and coordinator of the Spanish Medical Platform for Tobacco Harm Reduction will tell us more about the latest Paper Less Harm international Declaration for Smokefree, Spain. The paper includes a series of proposals for comprehensive approach in the fight against smoking that takes into account the society and the reality of the 21st century. Hola Carmen. ¿Puedes decirnos cuál es la situación del tabaquismo en España en este momento?


Carmen: Pues según la última encuesta EDADES de 2021 del Ministerio de Sanidad, España tiene hoy en día más de un 30% de la población fumadora entre 15 y 64 años. Estas son las mismas tasas de tabaquismo que en 2005, justo antes de que se aprobara la primera ley antitabaco en España. Estamos hablando de 1/3 de la población adulta, que son aproximadamente unos 12 millones de fumadores en España, unas 54.000 muertes cada año por culpa del tabaquismo. Entonces, a la vista está que las cifras son completamente inasumibles y que a pesar de los esfuerzos del control del tabaco después de dos leyes antitabaco, pues no se ha realizado ningún progreso significativo en los últimos 20 años en España.


Joanna: ¿Y porque escribisteis esta declaración?.


Carmen: Pues desde el año 2019, nuestra plataforma, que está compuesta por médicos, científicos, profesionales sanitarios y catedráticos españoles que apoyamos la reducción de daños como herramienta de salud pública, llevamos intentando establecer contacto con las autoridades políticas, especialmente con el gobierno. Estos tres últimos años hemos intentado explicarles la evidencia científica de la reducción de daños, explicarles los modelos de países como Reino Unido o Nueva Zelanda y los grandes resultados que han obtenido ellos aplicando las políticas de reducción de daños. Tres años después, en mi opinión personal, yo sólo puedo decir que la acogida de este mensaje por parte de las autoridades ha sido hostil. Eso por un lado. Luego, por otro lado, en España se están iniciando movimientos regulatorios por parte del Gobierno. Por un lado, quieren modificar la ley antitabaco. Hay un Plan nacional de tabaquismo que está en proceso de redacción. Luego, a su vez, lo más preocupante es que existe un anteproyecto de ley del Ministerio de Hacienda que pretende establecer unos impuestos muy altos a los cigarrillos electrónicos y,  todavía más grave aún, este anteproyecto contempla obligar al cierre de todas las tiendas especializadas de vapeo en los próximos cinco años, quedando el mercado únicamente como monopolio del Estado. Estos productos sólo se podrían vender en estancos, que son las tiendas de tabaco que están fiscalizadas por el propio Estado. Entonces, en vista a todo esto, que es muy preocupante, y en vista del poco éxito que hemos tenido en los últimos tres años, intentando acercarnos a las autoridades, pues decidimos realizar esta declaración con la esperanza de que el gobierno se pare a valorar el apoyo real que tiene la reducción de daños por parte de las autoridades médicas y científicas a nivel mundial y que se anime un poco a considerar introducir estas alternativas en las políticas de tabaquismo.


Joanna: Puedes contarnos más sobre los puntos principales de la declaración?


Carmen: Pues, en primer lugar, lo que pedimos es que las políticas de tabaquismo ofrezcan soluciones que sean realistas para los fumadores. Desde la plataforma, por supuesto, apoyamos todos los esfuerzos del control del tabaco, las eternas medidas de prevención y de cesación que se suelen aplicar. Estamos completamente de acuerdo con ellas pero, sin embargo, en estas políticas hay un problema y es que siempre hay unos grandes olvidados que son las personas que no quieren o que no pueden dejar de fumar. Consideramos que para estas personas las herramientas de reducción de daños serían un gran beneficio tanto a nivel individual como de la salud pública. Luego, por otro lado, hacemos un llamamiento además para que las autoridades legislen en base a la evidencia científica y a las nuevas herramientas tecnológicas de nuestro siglo que están científicamente validadas y cuya evidencia científica es aplastante. Las políticas se tienen que basar en la totalidad de la evidencia científica y no solo en una parte de ella, que es una parte sesgada. Por otro lado, y tal vez más importante incluso, las autoridades tienen el deber en base a los derechos humanos, de prestar toda la información científicamente validada al público para que las personas puedan tomar decisiones informadas sobre su salud. Y además, más importante aún, sin estigmatizar, sin ningunear ni a los usuarios ni a los científicos que apoyan estas herramientas que, repito, están más que científicamente validadas. Esto enlaza también con otro punto importante de nuestra declaración, y es la demanda de proporcionar información y formación también científicamente validada a los profesionales sanitarios, que son los que diariamente se están enfrentando al tabaquismo en las consultas. Y ya por último y no menos importante, pues igual que otros países clave en la implementación de políticas THR como Reino Unido y Nueva Zelanda, nosotros pedimos a nuestro gobierno que no se establezca una equiparación legislativa total de los productos de reducción de daños con los productos de combustión. Porque como todos sabemos y en base a lo que dice la evidencia, si se produce una equiparación total, lo que se va a conseguir es el efecto opuesto al deseado. Básicamente lo que vas a hacer es mantener las tasas de muerte y las tasas de enfermedad por tabaquismo idénticas a las que ha habido durante los últimos 20 años.


Joanna: Y qué espera como organización una vez publicada la declaración?


Carmen: Pues ahora mismo iniciamos una labor de informar a todas las autoridades políticas y sanitarias que hay en el país, tanto del Gobierno como de la oposición sobre esta importante declaración. Tenemos la esperanza de que por fin valoren lo que en ella se pide. Sobre todo, que valoren la impresionante lista de firmantes internacionales, ya que estamos hablando de 170 autoridades sanitarias y científicas de todo el mundo, de 38 países, que nos han apoyado y esperamos que puedan valorarlo, que tengan en cuenta nuestra opinión de cara a los posibles debates que habrá sobre las leyes. Y bueno, parece mentira, pero simplemente pedimos que se nos escuche ¿no?, algo que no hemos conseguido durante tres años y que esperamos que esta declaración ayude a cambiar.


Joanna: Thank you. That's all for today. Tune in next time here on Gfn.tv or on our new podcast for more Tobacco harm reduction updates. And on Thursday episode, Mark Oates, founder of the Snus and Nicotine Pouch Users Association and director of Web, will tell us more about the latest paper on nicotine pouches issued by the German Federal Institute for Risk Assessment. Thanks for watching or listening. See you next time.